Sciocracia.org

Selección de pasajes de

Si Darwin y Sócrates, Sciocracia Mundial

Si Darwin y Sócrates, Sciocracia Mundial (SDSSM) tiene 5 Partes (Parte 0 a Parte 4), 127 Secciones y 1267 bloques, normalmente de un solo párrafo de no más de 150 palabras. Ofrecemos aquí una selección de 56 de estos párrafos, con su correspondiente titulillo y numeración.

 

§ 8. Sobre títulos de bloques temáticos mono- o multipárrafo

En ensayos conviene numerar correlativamente bloques temáticos, o incluso párrafos. Aquí, todo párrafo mío (en español, ninguno de más de 150 palabras, creo) lleva número correlativo y breve título alusivo a su contenido. Sin miramientos, sáltese el lector esos títulos, si cree no necesitarlos. No obstante, los títulos ofrecen un par de ventajas nada despreciables, hasta para lectores muy sofisticados. La primera es que si el título de bloque o párrafo no promete nada interesante o desconocido, con riesgo calculado y asumido puede el lector saltarse el bloque y ahorrarse un tiempo precioso. La segunda ventaja es que esos títulos permiten obtener una sinopsis rápida y preliminar del plano de ruta argumental. Hay vida sin prisa aparente, pero no concibo vida inteligente sin prisa. Cosa distinta es la paciencia, una virtud recomendable.

 

§ 132. El peligro del tradicionalismo monolítico

Cuando nada novedoso se intenta en el presente, el pasado se ensoberbece, se hincha ufano y se expande con desmesura. En los peores casos, este recrecimiento del pasado llega a invadir y adueñarse de la actualidad, obturando así el orificio de entrada de todo futuro distinto del pasado-presente. No conozco ejemplo más notorio de esta neoplasia cancerosa del tejido del pasado en los órganos del presente que las culturas más asfixiantemente tribales y tradicionalistas. Algunas culturas han sido tan reciamente tradicionalistas que aún pueden verse grupúsculos de humanos modernos afincados mayormente en la Edad de la Piedra. La mera presencia de estas tribus nos informa ya de que idénticas manos humanas operan hoy, al mismo tiempo, el brazo robótico del transbordador espacial y el hacha de mano. La colosal diferencia, naturalmente, no puede estar en esas manos, si no iguales, enantiomorfas.

 

§ 137. Reflexiones sobre el sati voluntario

El sati es práctica funeraria registrada en regiones de India, Nepal y sudeste asiático. Se dice que en el sati la viuda se arroja e inmola, por aparente voluntad propia, sobre la pira funeraria del marido. Del sati antiguo se desconoce casi todo: dónde y cuándo comenzó, su incidencia, etc. Ciertas crónicas registran casos de sati ya en tiempos de Alejandro Magno, pero parece que la práctica se difundió sólo un milenio largo después, acaso desde la invasión árabe, hasta alcanzar su máximo en la India victoriana, cuando fue prohibida, pero jamás erradicada. Hay confirmados casos de sati forzado y de sati incuestionablemente voluntario. Sólo el sati voluntario me interesa ahora. ¿Qué lleva a alguien a un sacrificio tan horrendo, doloroso, innecesario e inútil? Sólo creencias sinceras y ultrapoderosas en la mente de la suicida. A creencias así en un cerebro las llamo creencias ejecutivas o activadas en ese cerebro.

 

§ 140. Un iluminador símil cognitivista: el cerebro como bioordenador

A nivel atómico, hasta un huevo de gallina compara mal con otro huevo ¡de la misma gallina! Ninguna comparación entre cosas algo distintas es exacta, pero algunas comparaciones son muy esclarecedoras. El símil cognitivista que ve en nuestros cerebros un bioordenador, y en cualquiera de nuestras creencias, una u otra aplicación ya en ejecución, o dispuesta a ejecutarse, es algo más que pertinente: es, en esencia, certero, oportuno, iluminador. No todas las aplicaciones que ejecuta nuestro cerebro son programas grabados por comunicación cultural o memética desde otros cerebros, pero una enorme porción de esas aplicaciones sí lo son. Un caso prototípico de transmisión memética son los lenguajes humanos. Aunque cada uno de nosotros habla su propio y particular idiolecto, ninguno de nosotros habla su propio y particular lenguaje. No existen lenguajes propios y particulares, unipersonales. Ni siquiera el monólogo interior parece cursar en lenguaje unipersonal.

 

§ 146. La creenciación o creención: generación de creencias ejecutivas

Como todo organismo, los humanos somos complicados y multifuncionales sistemas bioinformáticos. Reproducción, locomoción, digestión, etc. son nuestras funciones ejecutivas. Indubitable función ejecutiva humana es la creenciación o creención: la generación de creencias ejecutivas. 'Creenciación' o 'creención' parecen seguros neologismos. ¡Pinta mal que lenguajes con centenares de millones de hablantes carezcan de vocablo adecuado para el concepto operación cerebral consistente en generar creencias ejecutivas! La generación, consciente o no, de creencias ejecutivas es función capitalísima de nuestro siquismo, ¿cómo es que para reproducción, locomoción, digestión... siempre tuvimos nombres idóneos, pero nunca lo acuñamos para la creención? Con distintas creencias, un mismo individuo orgánico es —bien puede decirse— otro individuo. Si en nuestro cerebro la divergencia entre importantes creencias de ayer y las de hoy es abismal, entonces de ayer a hoy nos hemos enajenado y hecho persona distinta. Aplíquese, mutatis mutandis, a los deseos, siempre encordados reciamente a las creencias.

 

§ 150. Maltrato creencial a indefensos cognitivos

Todas nuestras dramatis personae moran en el cerebro. ¿Puede algo importar más que el buen estado del cerebro y sus melíferas labores? Las sociedades más civilizadas demuestran hoy gran intolerancia al maltrato físico a niños e indefensos cognitivos, y se aprestan a atajar ese crimen al menor indicio. Empero, hasta en las sociedades más civilizadas sigue viéndose una deleznable tolerancia al maltrato creencial a niños e indefensos cognitivos. El maltrato creencial no deja en el cerebro infantil lesiones menos evidentes o duraderas de las que deja en su lomo la correa de un padre o tutor furibundo y despiadado. Hoy, el abuso físico es considerado anormalidad, aberración; el abuso creencial casi nunca es visto así. Tiemble toda inmisericorde patria potestas con Σ. Si un niño n con las creencias ejecutivas C es nC, n con creencias ejecutivas D es otro niño, nD; y nC ≠ nD. Aplíquese a cualquier humano.

 

§ 153. Prohibido enseñar el arte de los razonamientos

Cuando Atenas perdió la Guerra del Peloponeso con Esparta, los espartanos impusieron a su rival un gobierno oligárquico, títere y vigilado. A ese régimen se le conoció como el Gobierno de los Treinta Tiranos. Según cuenta Jenofonte, discípulo de Sócrates, durante el episódico gobierno de los Treinta Tiranos, uno de los autócratas, Critias, prohibió a Sócrates tener conversación con los jóvenes. Critias pretendía así impedir que Sócrates enseñara a la juventud "el arte de los razonamientos". El asunto no puede ser más obscenamente revelador: los jóvenes debían quedar (parcialmente) discapacitados para el razonamiento. ¿Acaso no es la razón herramienta multiuso? ¿No podía darse el caso de que los muchachos, duchos razonadores, tomasen partido por los tiranos? No cabe excluir esa posibilidad, pero a Critias le debió parecer demasiado improbable. Todo sciocratista coincidiría con Critias en su sospecha: razonar bien, y libremente, es más probable enemigo que amigo de gobiernos abusivos.

 

§ 162. Hasta el amor es gota de rocío pendida de la telaraña de creencias

El anciano inmigrante húngaro, Michael Laszlo, puede perder la ciudadanía estadounidense: está acusado de antigua pertenencia a los salvajes escuadrones del Partido de la Cruz Flechada, filonazi y antisemita. Anne, la abogada hija de Laszlo, defenderá a su querido padre, un ídolo para Mikey, hijo de Anne. Anne acabará encontrando una cajita de música empeñada por un antiguo compañero de Laszlo, Tibor Zoldan, misteriosamente asesinado. ¡Zoldan chantajeaba a Laszlo! Unas fotos, dentro de la caja, prueban los atroces crímenes de Laszlo 50 años atrás. Anne rompe con su padre y remite las fotos al fiscal, Jack Burke. Ésta es la trama del film La Caja de Música, escrita por Joe Eszterhas. ¡Con 45 años, Eszterhas descubrió que su padre, el conde István Esterházy, había sido un Laszlo real! Eszterhas nunca más habló con su padre. Hasta el amor es gota de rocío suspendida de la frágil telaraña de nuestras creencias.

 

§ 168. Save the children

Todo humano nace pequeño, desvalido, vulnerable. No hay niño que no se trague lo que sus mayores le dan. Hablo tanto de la normal carga alimentaria de una cuchara, como de cualquier carga memética, sea racional, o rabiosamente estrafalaria. Ninguna potencia instructora desconoce las pueriles tragaderas; ningún doctrinario deja de explotarlas abusiva e interesadamente. Toda suerte de mitorreligiones y doctrinas han estuprado el cerebro infantil. En la gran "Revolución Cultural" china, estudiantes jovencísimos, promocionados a guardias rojos, perseguían con saña al sospechoso de resistencia a Mao y esposa. Particularmente sospechosos parecían los mayores con gafas, prótesis indiciaria de intelectualidad. Los públicos "autos de fe" del maoísmo, sedicentemente ateo, nada envidiaban a los de Torquemada. Diez de cada diez doctrinarios lo confirman: ¡es fácil lograr que un niño denuncie a su madre amorosa! Del gran experimento jamás sale un "hombre nuevo", sino un monstruo alevín. Vida humana es vida creencial.

 

§ 189. Pregunta de diagnóstico holoético

"¿Conviene preservar los Estados nacionales?".

No conozco mejor pregunta para el diagnóstico de la agnosia patológica conocida como Grave Trastorno Holoético (GTH). Un '' sincero, caso positivo de GTH. La simple exposición a un mapamundi físico causa conjuntivitis en el paciente de GTH, que sólo soporta mapamundis políticos repletos de parches de colores y estrambóticas costuras, como disparatada labor de almazuela. Ni en las más graves crisis humanitarias —cuando mordiente alambre de espino arranca trozos de carne humana desesperada, o mares interiores se salpimentan de cadáveres flotantes— reconocerá el paciente de GTH que las fronteras son infames barreras anticomunicación y anticompasión. Si pudiera, el agnóstico por GTH prohibiría hasta la libre circulación de agua y aire por la común atmósfera terráquea. El paciente promedio de GTH tiene cura: la terapia infalible se llama educación. El paciente grave de GTH no tiene cura, pero sólo porque voluntaria, y quizá indecentemente, rehúye la terapia.

 

§ 197. Una contradictio in terminis

La causa de la pacífica convivencia multirracial y multicultural humana sólo tiene enemigos entre los más obtusos y/o indecentes. Si la causa es noble, ¡y no puede serlo más!, lo más noble es extender al máximo la causa: al mundo entero. Es flagrante contradicción apoyar la causa de la pacífica convivencia multirracial y multicultural humana dentro de cada país de la Tierra, y no elevar el propósito hasta su ineludible y suprema conclusión lógica: apoyar la causa de la pacífica convivencia multirracial y multicultural humana en toda la Tierra. La supresión de fronteras no es más que un medio necesario para lograr fin tan encomiable. Sin fronteras comenzó la etapa más provechosa y andariega de la Humanitas, y sin fronteras debe pronto continuar esa aventura, ahora espacial, ultraterrestre. Nuestro psiquismo ancestral recela del extraño o foráneo: vayamos entonces reconvirtiéndolo en conocido y compatriota. La patria más grande sería Σ.

 

§ 201. El Estado-nación y el Creation Museum de Kentucky comparten futuro

El patético Creation Museum de Kentucky tiene el declarado propósito de defender la veracidad del mito bíblico de la creación del mundo. Un mundo dividido en Estados nacionales tiene tanto futuro como el Creation Museum de Kentucky. Ninguno de estos bochornosos espectáculos cerrará mañana, pero no tardará mucho en cerrar. Por un presente, cada día menguante, el Creation Museum de Kentucky, y cada Estado nacional, seguirán contando su insostenible relato épico del pasado, pero ya sin futuro, ni creyentes a la vista. Cuando ni la inercia, ni el pintoresquismo folclórico consiguen llenar medio aforo de los templos de los venerados dioses tribales, en las enciclopedias las divinidades más recientes comienzan a trasladarse de la R a la M: de Religiones Actuales a Mitologías Antiguas. Entre los fascinados por las mitologías me cuento, pero jamás he encontrado un sedicente adorador de mitologías. Quien cree sobrenaturalidades llama religión a su credo.

 

§ 204. No se le hace el boca a boca a un cadáver

La constante tanatopraxia practicada sobre el Estado nacional da falso color, pero no vida, al cadáver. La muerte del Estado-nación no ha sido caso de homicidio. Salvo para los más obcecados negacionistas, este fallecimiento es muerte senil. Ya lo admiten hasta algunos de los más encariñados con el difunto. Hacer un boca a boca tiene pleno sentido sobre el agónico recuperable, aún con un hilo de vida, pero nada hay más macabro que prolongar la maniobra sobre un cadáver maloliente. Sin demora, ni pena, ni luto, borremos del suelo la silueta en tiza del cuerpo, retiremos el cadáver, y enterrémoslo con la seguridad debida y el mínimo trastorno. Ni en la vida individual, ni en la colectiva, procede actuar con precipitación. Jamás conviene correr sin saber por dónde y hacia dónde. Aunque la Holoética, como toda ingeniería, es ciencia con plazos y, por tanto, con prisa, no es ciencia precipitada.

 

§ 301. Antes de decidir hay que decidir quién decide, y antes, quién decide quién decide...

Antes de decidir qué ley, norma o derecho se decide (o aprueba), hay que decidir quién decide (o aprueba) leyes, normas, derecho. Pero antes de decidir quién decide, hay que decidir quién decide quién decide. Y antes de decidir quién decide, hay que decidir quién decide quién decide quién decide... Esta importantísima cuestión volverá a asaltarnos en la tercera parte del libro. Conviene mencionarla aquí, porque conviene que vaya haciendo ya su lenta cocción en la sesera del lector. Así, cuando el asunto vuelva a emerger como holoético cachalote marino tiempo atrás sumergido, quizá tengamos bien aguzados los ojos para un mejor avistamiento e inspección del leviatán abisal. Las condiciones del colosal signo de interrogación que el monstruo de las profundidades holoéticas trae en la boca, como arrancado tentáculo calamarino, y coloca sobre las cabezas de todos los miembros de todas las Humandades, son estas cinco:

1. La vida social humana es constante sucesión de toma de decisiones, primordiales unas, derivadas otras.

2. Toda decisión presupone la preexistencia de uno o más decisores, agentes intencionales capaces de decidir.

3. Ninguna sociedad humana deja sin determinar quiénes son, o deben ser, los decisores primordiales de las más primordiales decisiones sociales.

4. La determinación de los decisores primordiales de primordiales decisiones sociales puede hacerse de modo racional y eto-OK, o de modo no racional y eto-NOK (tertium non datur).

5. Sólo la Holoética puede fijar, científicamente, el modo más racional y eto-OK de determinar los decisores primordiales de las más primordiales decisiones sociales.

 

§ 311. La ausencia de democracia en asuntos que la exigen se llama mafia

Si la política es, por definición, praxis democrática en la toma de decisiones limitadoras de la libertad de la totalidad de los ciudadanos concernidos, ¿qué se practica comúnmente en tantos Estados nacionales sin evidencias reales de democracia? La respuesta es ésta: variables modalidades, más o menos cruentas y violentas, más o menos encubiertas, más o menos abusivas e intolerables, de actividad mafiosa. La ausencia de democracia en asuntos que la exigen adopta muchas modalidades distintas de ser, pero todas ellas caen bajo el común paraguas de un mismo rótulo: mafia. Puede que ni siquiera Σ acabe con todas las formas concebibles de esta ubicua y recidivante hidra social, pero creo que jamás se ha postulado régimen planetario de convivencia más furibunda y holoéticamente antimafioso que Σ. La Humandad decente nada tiene que temer de Σ. Por contra, para la Humandad mafiosa Σ es ultimátum: abusa y acabarás reclusa.

 

§ 319. La peligrosa prioridad de la perspectiva de la avioneta

Por efecto de nuestra inmemorial, casi irresistible, querencia tribal, por efecto subsiguiente de una educación doctrinaria, abusivamente tribalizada, a menudo, o casi siempre, nuestras ciencias sociales adoptan con agrado bobo y algo indecente la "perspectiva de la avioneta" al estudiar el bosque social humano. A esa distancia de altura de vuelo intermedia, ni talar, ni satelital, rara vez se distingue un pie de árbol y tampoco todo el inmenso bosque. Desde la carlinga de la avioneta zumbadora se ve sólo un dosel como inconsútil de rodales, discretas masas vegetales, pero ni pies de árbol, ni bosque pleno. No digo que nunca deba volarse a altura de avioneta en nuestras ciencias sociales. No digo que la perspectiva de avioneta sea siempre desacertada. Pero sí digo que la óptica de la avioneta no puede ser óptica preferente en Holoética. La sobredosis de perspectiva de avioneta causa desorientación y hasta ceguera holoética.

 

§ 333. La importancia de enseñar Historia verídica y cliométrica desde Primaria

Los fundacionales relatos patrios son mitos folclóricos, entrañables quizá, pero inverosímiles. Ningún mito, sagrado o no, tiene futuro. De gran tamaño, no hay Estado inocente sobre el planeta, sin antecedentes criminales. Casi todo manual escolar de Historia es parcial y/o tendencioso: mucha gresca, pero sin sangre, como en Tom y Jerry. Del delito de falseamiento de la historia, más culpable es el cronista inverídico que el malhechor protagonista. ¡Cuánto importa para la Holoética que desde Primaria la Historia impartida sea verídica, universal y cliométrica, con exactas y puntillosas cifras y estadísticas! Σ jamás despuntará mientras este crucial derecho discente y capital deber docente se atropelle impunemente. Mil modos decentes hay de impartir Historia Universal. Por indecentes, ni la Historia Inverídica, ni la Historia Scioimprobable, ni la Historia Sesgada, ni la Historia Anticliométrica cuéntanse entre ellos. Porque la Historia es larga, pero la vida corta, no desbarremos por falsedades históricas .

 

§ 341. Nadie ha hecho más por la Holoética que Darwin

De modo suficiente y, mucho más crucialmente, de modo científico, Darwin nos aclaró las causas profundas de una calamidad cienmilenaria, sufrida por todos los pueblos de la Tierra y casi por todos los humanos: nuestra continua rivalidad y violenta hostilidad, nuestra incapacidad, aparentemente insuperable, para alcanzar, como poco, algún ConviviUM kantiano. Descubrir por qué un problema no se resuelve es acorralar la posible solución del problema, si la hay. Dudo que alguien haya hecho más por la Holoética que Darwin, aunque Sócrates no queda muy atrás, dadas las scioposibilidades, mucho más limitadas, del ateniense. Darwin vivió después de Newton y, por tanto, respiró ya en atmósfera bien cargada de rigurosa e hiperexitosa ciencia experimental. Sócrates vivió dos milenios antes que Galileo o Newton: nunca tuvo la menor noticia de la ciencia experimental y sus apabullantes éxitos. Las espectaculares especulaciones de su contemporáneo, el riente Demócrito, no probaban nada.

 

§ 353. Evosena, el gran descubrimiento de Darwin

O el juego de algoritmos rectores del mundo es muy complejo, o nosotros somos muy simples para captarlo sin gran esfuerzo y perseverancia. Charles Darwin descubrió y expuso el marco referencial o sistema operativo de todos los bioalgoritmos de la Tierra. Gregor Mendel fue el primero en escarbar algo en el profundo y alambicado sustrato genético del gran marco referencial darwiniano. Ese marco referencial o macroalgoritmo de la vida en la Tierra, aunque muy complicado en sus detalles, puede encapsularse en un rótulo corto y sencillo, de apenas 4 palabras: evolución por selección natural. Por ventajosa brevedad, de aquí en adelante comprimiré ese rótulo en una sola palabra: 'Evosena' (de evolución por selección natural). En medio tuit, el espectacular descubrimiento de Darwin podría quedar así: la selección natural es el capital algoritmo productor de bioevolución. Desde ahora, 'evosénico' será adjetivo para lo relativo a Evosena.

 

§ 377. Fulcro y potencia de las sciopalancas

Hoy el holoeticista intenta crear, de modo eto-OK, nuevas realidades sociales o políticas que hagan que "comiencen a volverse locos los profesores de Historia de los institutos". La palanca arquimediana buscada por el holoeticista debe ser, como poco, una robusta sciopalanca. El fulcro de toda sciopalanca es alguna conciencia, normalmente, muchas conciencias. Las mejores y más fiables sciopalancas no admiten más fuerza que el peso de evidencias y/o robustos argumentos racionales. Ya sabemos, pues, dónde está el fulcro —o fulcros— que busca el holoeticista: en las mejores conciencias. Ahora hay que buscar esas evidencias y argumentos que necesita todo decente holoeticista para cargar su particular sciopalanca. Creención es generación de creencias ejecutivas. 'Propio-' y 'alo-' significan, respectivamente, de uno mismo, y de otro, ajeno. En la Nota 11 explico que propiocreención es autogenerar creencias y alocreención es generarlas por/en otros. Para sus argumentos, el holoeticista, decente persuasor, busca alocreyentes críticos.

 

§ 399. No hay decencia intelectual sin voluntaria sumisión a la verdad

Ningún algoritmo natural depende de nosotros, ni de cuánto hagamos por ocultarlo, o por negarlo. Las leyes-N, los algoritmos naturales los descubrimos (si los descubrimos) y los formulamos (idealmente, como certeras y algebraicas leyes-C), no los inventamos. El empeño deliberado en ser inverídico, en no reconocer los hechos, es la peor forma, la más peligrosa, de ser bárbaro. No hay noble empeño intelectual que no pase previamente por la voluntaria y sincera sumisión al reconocimiento de la verdad en su conjunto. El antiveritacionismo manifiesto, a veces hasta el descaro, es rayo que fulmina cualquier discusión decente. Por reticente a toda ascensión, el antiveritacionista sabotea la universal cordada alpinista de la Humanitas hacia la imaginada cumbre de la verdad. En esa ascensión, discútase hasta la saciedad qué ruta es la más adecuada, o cómo proceder, pero no si hay arriba y abajo, y mucho menos si la cima queda arriba.

 

§ 403. Inmejorable Día Cero para el año cero del Calendario Unificado de la Humanitas

Para los más espabilados y alerta, el sísmico dislocamiento cognitivo provocado por la pública noticia de Evosena alteraba radicalmente el tradicional autoconcepto de Humanitas. Tan colosales son las repercusiones del scioseísmo darwiniano, que el 24 de noviembre de 1859 AD probablemente será pronto llamado "Día Cero" del futuro y deseable Calendario Unificado de la Humandad, o Calendario (de) Darwin. Seguramente, ese día será universalmente conocido como Día 0 de Darwin. La futurología es profesión arriesgada, ¡pero con futuro! Como veremos en § 1200, la noticia de Evosena se hizo técnicamente pública, no el 24 de noviembre de 1859 AD, sino el 1 de julio de 1858 AD, en famosa sesión de la Linnean Society. Salvo los ya informados, en privado, de Evosena, ¡ninguna vaca sagrada asistente a aquella memorable sesión captó entonces el revolucionario mensaje! ¡"Sagradas" serían aquellas eminencias, pero bovinas también! Ningún sciocratista puede desatender este hecho.

 

§ 438. El caso de los niños transfronterizos adoptados: ubi bene, ibi patria

Normalmente, los humanos se crían con el clan familiar de sus progenitores, pero no siempre es así. Como demuestra el caso de tantos niños transfronterizos adoptados, los niños acaban fácilmente tomando a la familia adoptiva y a su país de crianza por su verdadero clan o macroclan familiar. Una vez el trato y el cariño arman su ancho y generoso pontón, la impronta parece salvar sin dificultades hasta las más notorias distancias morfotípicas entre padres adoptivos e hijos adoptados, especialmente si la sociedad, en su conjunto, también colabora: ubi bene, ibi patria. Expresada la impronta como instrucción lingüística única, su dictado es, en esencia: "Haz piña con tu clan". La impronta nunca dice qué clan es el nuestro, o parece considerar secundario el asunto. La impronta calla sobre color de piel, pliegues palpebrales, forma de labios o de nariz. La variable hueca del altruismo clánico humano es despejable incógnita.

 

§ 475. Indudable progreso ético de la Humanitas

Nunca antes hubo tan alto porcentaje humano tan espantado por el abuso sin castigo, la violencia proactiva (no defensiva), o las evitables calamidades antropoinducidas, tres platos de diario en el menú de cualquier noticiero. Es la telediaritis: la repugnancia frente al telediario es hoy patología epidémica. Las mejores cabezas, las más esclarecidas de todas las épocas, siempre sintieron una repugnancia comparable. Pero las mejores cabezas, las más esclarecidas, siempre han estado a la vanguardia moral de su Humandad, y nunca han dejado de ser exigua minoría social. A este respecto, la novedad de nuestro tiempo es que esa repugnancia se ha democratizado hasta niveles jamás vistos. Ninguna Humandad ha vivido una Edad de Oro holoética, pero si alguna generación merece el pomposo título, esa generación es la nuestra. Si nuestra década aún es desastre holoético, imagine el lector cómo debió ser cualquier década anterior. Sí: la Humanitas se está holoetizando.

 

§ 498. Importancia de la dicotomía 'scio-' vs. 'nescio-'

Para vivir bien, nada importa más que saber, que estar en la realidad efectiva. Por eso importa tanto la dicotomía 'scio-' vs. 'nescio-' (sabe vs. no sabe), archipreocupación socrática y pelo de crin de Damocles tendido sobre nuestra existencia. Hasta el querer depende del saber. Nadie añora la miel, si jamás la probó, ni conoce. El dandi emperador del cuento desea ardientemente un elegante traje del mágico paño sólo después de saber del género. Para añorar Σ, primero hay que imaginársela, luego desearla. Deseo que todos hagan lo primero y, sólo racional convicción mediante, lo segundo. Tan importante es disponer del mejor conocimiento, que cualquier creencia y, por extensión, cualquier actuación voluntaria debe referenciarse al mejor conocimiento disponible. El súmmum del momentáneo conocimiento humano disponible debe ser estrella boreal de la Humandad, y puntero brujular de esa estrella, el maxiconsenso experto o científico. Del nescio- al scio- media un mundo.

 

§ 513. La gran novedad que supuso la philosophia o episteme

Cruzado el umbral raciocognitivo, la racionalidad pre-experimental supuso una crucial novedad en el océano mitorreligioso por el que braceaba, náufraga, la Humanitas. Las múltiples apófisis de esta nueva vértebra en la columna histórica llevan escritos nombres insignes. Ahí está Tales, rompedor; Pitágoras, inconmensurable, pero bipolar; Sócrates, aguijoneador; Demócrito, sonriente atomista descreído; Platón, resabiado idealista; Aristóteles, enciclopédico; Euclides, axiomático; Arquímedes, taumaturgo; y todos los scioargonautas de la frustrada aventura alejandrina. Fue en Alejandría, ¡y no en cualquiera de las escuelas de Atenas!, donde el pensamiento premoderno produjo su máximo fulgor. La philosophia y la episteme (ciencia), hijas del mismo parto y carne de la misma carne, lloraron su primer llanto sobre todo en el Egeo. Sólo mucho después algún insensato ha intentado separar estas siamesas. Se autodesacredita el sedicente filósofo, o sedicente científico, que en sajarlas aún se empeña. Aterra un filósofo sin Ciencia; espanta un científico sin Filosofía.

 

§ 518. Parar una trifulca de Saloon, sin sheriff autoritativo

Asombra que la Humanitas haya resuelto tantos y tan intrincados problemas en tantas disciplinas, pero que su modelo geoconvivencial sea, aún, innegable desastre. La ISU no ha conseguido, aún, ¡ni 24 horas seguidas de paz global! ¿Es un imposible este humilde reto diario? En absoluto. Por los westerns, sabemos todos cómo empieza y transcurre la típica trifulca de Saloon, salvaje, sin reglas, de todos contra todos, pero, ¿cómo acaba, sin sheriff autoritativo? Esa ausencia es DEAM en nuestra situación multinivel: cada uno, por su cuenta; cada clan o tribu, por su cuenta; cada gobierno o Estado, por su cuenta; cada alianza intergubernamental o interestatal, por su cuenta. En el Saloon mundial todo extraño es potencial enemigo y seguro rival, si no violento, comercial. Sin sheriff autoritativo, ¿quién dejará de espiar, golpear o disparar al extraño que se arrima demasiado en el Saloon? Creo saber cómo hacerlo. Las dos claves son:

CLAVE1. Generar igual confianza entre todos los decentes.

CLAVE2. Dejar a todos los indecentes sin argumentos racionales.

 

§ 520. En Holoética, como en Medicina, primum non nocere

Lograr implementar un ConviviUM 3max es el Gran Reto Holoético. El Gran Reto Holoético es la meta o "punto final" de avance de la Holoética. Como acercarse a esa meta es, automáticamente, empujarla, la meta final holoética jamás se alcanza. Pero la Holoética tiene también un punto de inicio de expedición, y éste sí que es inamovible, cual plataforma inelástica y absoluta de apoyo. La Holoética es la Gran Medicina Social, y toda Medicina no es sino departamento de la Holoética. En Holoética, como en Medicina: primum non nocere (lo primero, no dañar). Ésa es la máxima capital de salida de la Holoética en su búsqueda del mejor ConviviUM 3max imaginable (e imaginado) y factible en cada momento. En Holoética se logrará o no se logrará lo de primum non nocere, pero descuidar o ignorar la máxima es, por definición, pisar fuera de la Holoética, por desliz o malicia.

 

§ 536. 'Sciologicidad', neologismo, pero altonoción: sciologicidad y IQ

'Sciologicidad' es probable neologismo. Cuando escribo esto, la omnisciencia de Google lo desconoce. El buscador encuentra 'sciológico' y (en inglés) 'sciological', pero son erratas: por 'sociológico' y (en inglés) 'sociological'. Quizá he inventado un vocablo, pero no el concepto, o la magnitud aludida. La electricidad existía mucho antes que su nombre. Igual pasa con la sciologicidad. 'Sciologicidad' es neologismo, pero noción antigua, altonoción. Asustarnos por la expresión 'sciologicidad' tiene tanto sentido como asustarnos por la expresión 'Coeficiente Intelectual' o 'CI'. Como vocablo, el CI o, mejor dicho, el correspondiente acrónimo alemán, 'IQ', por 'Intelligenz-Quotient', acuñado por el psicólogo William Stern en 0047 AO, tiene poco más de un siglo, pero una larguísima historia de antecedentes vulgares y, finalmente, técnicos (Galton, Binet) por clasificar y medir las "inteligencias" de las personas. Lo diré sólo una vez: la sciologicidad no es el IQ, pero vive en la puerta de al lado.

 

§ 553. La importancia de la independencia e imparcialidad en todo

La edición, validación, administración, cumplimentación y evaluación de los sciotests exigirán una compleja interacción de todos los cuerpos profesionales encargados de velar por la debida ejecución de esas labores. Para que los sciotests funcionen de modo intachable ha de garantizarse, en todo caso, la absoluta independencia e imparcialidad de las personas encargadas de editar, validar, administrar y evaluar los sciotests. De ahí la tremenda importancia de tomar como inspiración y guía los protocolos MDC propios de las pesquisas científicas más rigurosas. Los protocolos MDC existen, a partes iguales, porque los humanos somos falibles y porque somos agentes intencionales e interesados. En las indagaciones en las que se aplican, los protocolos MDC tratan de minimizar los posibles efectos de la falibilidad y los intereses humanos.

 

§ 568. El vergonzoso caso de la Historia en las "parasciopedias nacionales"

En cualesquiera dos parasciopedias nacionales, de politeya o noliteya, las páginas de Matemáticas son, salvadas las distancias lingüísticas, casi indiscernibles. Toda parasciopedia asigna los mismos valores respectivos al número π (pi) y al número Φ (Phi), dígito por dígito, de sus inacabables colas decimales. En Matemáticas, Física, Química, Biología nuestros textos escolares son (cuasi)unánimes. Tristemente, las páginas de cada parasciopedia nacional sobre Historia suelen ser bastante distintas o directamente irreconciliables. Tanta discrepancia apesta a tendenciosidad o unilateralidad impuestas a/por los autores. Ni dentro de un mismo país son siempre equiparables los manuales de Historia escolar usados en sus distintas regiones administrativas. Ningún niño se merece este vil escamoteo de la verdad histórica. En cada Sciopedia la Historia debe enseñarse del único modo decente conocido: del modo más científico posible, según hechos constatados o, en su defecto, según los hechos más scioprobables. Nadie decente supedita sine animi morsu la verdad.

 

§ 603. Condición Marco 1 de Σ (CM1)

CM1. En Σ todos los humanos forman parte, por defecto, de una misma y única politeya mundial y todos ellos son titulares, en idénticas condiciones, de una lista común de iguales derechos y deberes básicos y estándares expresada en la forma de una Declaración Universal de Derechos y Deberes de los Humanos (DUDDH), algo similar a la actual Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH), pero ampliada, mejorada y puesta al día con los mejores conocimientos de 0155 AO (o posterior).

 

§ 604. Condición Marco 2 de Σ (CM2)

CM2. En Σ la condición de elector político de base (depobatura) se determina y, en su caso, se consigue, mediante sciotests MDC-homologados universalmente, y el sciovónum (número de sciovotos personales) de cualquier depoba es directamente (cuasi)proporcional a su probado sciocrénum (número de sciocréditos MDC).

 

§ 605. Condición Marco 3 de Σ (CM3)

CM3. En Σ a ningún humano se le restringe nunca, deshonesta y abusivamente (eto-NOK), el libre acceso a la mejor información, veraz o scioprobable, ya disponible y de carácter no reservado, y ninguna persona sufre jamás sistemático adoctrinamiento en creencias científicamente infundadas o scioimprobables.

 

§ 606. Condición Marco 4 de Σ (CM4)

CM4. En Σ no existe pecunia (moneda física), todas las transacciones económicas legales (TELs) quedan fiel, exhaustiva y oficialmente inforregistradas de modo confidencial, seguro y redundante en la común Base de Datos Contable de la Humandad (BDCH), y se garantiza su permanente y perfecta trazabilidad fiscal para las inspecciones pertinentes de las autoridades sciocráticamente competentes.

 

§ 623. ¿Cuánto y qué habría que saber de Historia Universal para la depobatura en Σ?

No puedo decir cuánto y qué habría que saber, como mínimo, de Historia Universal para ser depoba sciocratiano. Sí sé que por desconocer la historia de muchos otros pueblos, es decir, por general sobreperspectiva de avioneta, esa nefasta miopía sociohistórica instilada en (casi) todos los sistemas escolares, nos autoimponemos unas imperdonables anteojeras para comprender a los demás, para familiarizarnos con ellos tanto como con "los nuestros", connacionales, allegados o parientes cercanos. Por desconocer mayormente la historia de China y la India, apenas sé del pasado de ⅓ de la actual Humandad. ¿No acaba afectando esta ignorancia al grado de atención con que sigo hoy los acontecimientos del mundo? Si de verdad queremos cultivar espíritus liberales y cosmopolitas, la Historia Universal debería ser asignatura común y principal para todos los alumnos de primaria y secundaria. Para preparar Σ y levantarla, la Historia Universal es tan necesaria y universal como las Matemáticas.

 

§ 643. SEPS y reglas para la dirección de la mente crítica

Llamo mente crítica a la que es difícil de convencer si no es mediante presentación de evidencias, (idealmente reproducibles bajo control científico experto) y argumentos lógicos válidos o, en su defecto, robustos, por la comprobabilidad, o alta scioprobabilidad, de las premisas de partida, el riguroso respeto a las racionales reglas de derivación admitidas, y la permanente disposición a renovadas y exhaustivas revisiones por terceros escépticos y racionales. Considero marca casi imprescindible de una sana mente crítica y sinceramente racional la sentida necesidad de disponer de un Reglamento de Higiene Creencial (RHC), es decir, un conjunto de reglas para admitir (o desechar) creencias. En los aularios de primaria, el SEPS bien podría rotular por doquier éstas cinco (o similares):

RHC.1. No creas incondicionalmente.

RHC.2. Sin evidencias accesibles, ni lógica válida o robusta, no creas fácilmente.

RHC.3. Pregúntate a menudo por qué crees en A en vez de en ¬A (la negación de A).

RHC.4. Dedica tiempo a hallar pruebas en contra de lo ya crees, no sólo a favor.

RHC.5. No desprecies ninguna fuente de posible información verídica o valiosa.

RHC.6. Revisa a menudo y reajusta, cuando la razón lo aconseje, tu más fiable RHC.

 

§ 670. Inapelable Sócrates: sciopiniones priman sobre nesciopiniones

Sócrates siempre tuvo razón en su inapelable reproche contra la "democracia" de su tiempo: la democracia enrasa las opiniones políticas de los depobas. En el ritual democrático de toma de decisiones públicas, la opinión informada (sciopinión) cuenta como la opinión desinformada (nesciopinión). Puede que en política no se decida sobre lo verdadero, pero sí sobre lo conveniente. Sobre lo conveniente, ¿cuándo enrasamos nesciopiniones con sciopiniones? ¿Al ir a quirófano, consulta médica o taller mecánico? En materia de conveniencia, ¿dónde nesciopiniones cuentan como sciopiniones? En un mundo sciodarwiniano y ultratecnologizado, la sorprendente clientela de curanderos y homeópatas en nada se distingue de los adocenados visitantes del Creation Museum de Kentucky. En ciencia, en general, y en Holoética, en particular, las sciopiniones priman sobre nesciopiniones. ¿Cómo distinguirlas? Como mínimo, con sciotests MDC, cuyo aval último es la misma ciencia. Del nescio- al scio- media un mundo.

 

§ 672. Bioadultos, lexadultos, scioadultos y problemas de desfase

Sea biomaduro o bioadulto el individuo sexual capaz de reproducirse (con otro), y biomadurez su correspondiente estado. Sea lexadulto el individuo con mayoría de edad legal. Sea scioadulto o huscico el titular ya del dpb-minsciocrénum o superior, y sciomadurez su correspondiente estado. Si la depobatura se reconoce a los H18 o H16 (mayores de 16 años) la depobatura es, promedialmente, varios años posterior a la biomadurez. Este desfase y nuestra general incuria para comprobar científica y oficialmente la sciomadurez ciudadana provoca continuos trastornos y cortocircuitos jurídicos intra- e internacionales. Impresiona, p. ej., cuánto varía la edad (mínima) de consentimiento sexual a ambos lados de casi cualquier frontera, incluso dentro de un mismo país. ¡En la UE se reconocen hoy hasta seis distintas! El asunto merece discrecional dirimisión tecnocientífica con referencia ineludible a la sciomadurez, pero los legisladores prefieren criterios más groseros y arbitrarios. Los problemas, naturalmente, no dejan de plantearse.

 

§ 691. Principio 1d-1v y Principio 1d-???v

Desde Clístenes, todas las formas históricas de democracia han replicado este error funesto y ab origine: conculcar TPS. La conculcación de TPS no es inofensivo "ADN basura" de la democracia. En Biología, el ADN basura no se asocia con efectos perniciosos para el portador. Este error funesto y ab origine de la democracia sí tiene, ha tenido y, mientras no se corrija, seguirá teniendo efectos perniciosos para la politeya portadora. Desde Clístenes, todas las formas históricas de democracia han abrazado el principio "Un depoba, un voto", o Principio 1d-1v. La sciocracia no es democracia 1d-1v, sino democracia 1d-???v, expresión donde el exacto dígito representado por el interrogante '?' y, por consiguiente, el exacto sciovónum del depoba, debe determinarse mediante sciotests MDC. El Principio 1d-1v fue inmenso progreso. El Principio 1d-???v es progreso mayor. Σ es geodemocracia 1d-???v.

 

§ 701. Otro mito sin fundamento: la antidemocratez de Sócrates

No es más que otro mito sin fundamento (y sin futuro) que Sócrates fuese contrario a la democracia. Sólo por grave desconocimiento o malicia puede entenderse que tan colosal infundio haya circulado y aún circule por libros escolares, incluso de presunto nivel universitario. Sócrates se oponía a la brutal democracia 1d-1v de su tiempo que, muy casquivanamente, llegaba al extremo de sortear la titularidad ocasional de los cargos públicos. No hay por qué fustigar a los incapaces de notar la fundamental diferencia entre democracia no scioponderada (democracia 1d-1v) y democracia scioponderada (democracia 1d-???v). Pese a las advertencias de Sócrates, en tiempos de Sócrates la distinción despuntó algo pero sin acabar de florecer. Pero al moderno estudioso de Sócrates deberíamos reclamarle mayor agudeza visual, mayor esprit de finesse en sus juicios sobre el genio ateniense.

 

§ 718. El poder narcotizante de la normalidad

Negar a la infancia el acceso a scioinfo, o trabar sus potencialidades lógicas, es propiciar su más fácil y duradero secuestro ideológico. No hay mitorreligión, ni infundada ideología, que no perpetre este obsceno abuso de la infancia a la luz del día, con ceremonia y megafonía en todo el mundo. Un abuso no es menor porque se cometa de día, a diario y por doquier. Al revés: cuanto más "normal" y aceptado, tanto mayor es el abuso. El poder narcotizante de la normalidad a veces seda y paraliza hasta los músculos más decentes, los más capaces y proclives a prevenir, evitar o corregir las injusticias. Los abusos más excéntricos y monstruosos, los más eméticamente deletéreos para todo civismo, siempre encuentran su legión enemiga. Los primeros enemigos de los abusos socialmente normalizados portan siempre las cabezas más esclarecidas y mejores.

 

§ 725. La sciocracia es democracia scioponderada

Sciocracia es, por definición, democracia. Σ es, por definición, una democracia mundial. Σ es democracia mundial scioponderada. A diferencia de las habituales democracias 1d-1v, las sciocracias son democracias 1d-???v. Tanto en democracias 1d-1v como en democracias 1d-???v, todo ciudadano ha de tener las más amplia libertad de expresión eto-OK posible. El poder decisorio de un depoba es su poder de urna, el sciovónum que puede meter en la urna. En democracias 1d-1v cualquier depoba puede arrojar, por mayoría de edad, un único voto en la urna. En las sciocracias los depobas pueden echar en urna un sciovónum proporcional a su sciocrénum MDC, no necesariamente un único voto vitalicio, por mayoría de edad. En Σ cada cual puede y debe aspirar honestamente a meter en urna cuanto poder decisorio pueda, es decir, cuanta fehaciente sciologicidad amerite su cerebro. Si en Σ sabes positivamente más, tu opinión política como depoba cuenta más.

 

§ 748. Encomio del pasado invento de la pecunia, superencomio de su futura desaparición

Cierto: la pecunia facilita, fomenta y agiliza las transacciones económicas. Pero la pecunia también facilita, fomenta, agiliza y propaga mil formas de canallería, a las que normaliza e institucionaliza. El poder encanallante de la pecunia es enorme. El dinero efectivo, el lubricante físico universal de todos los tratos entre humanos, siempre ha tenido deletéreos efectos colaterales para el buen funcionamiento y orden social. Se pueden alabar las extraordinarias funcionalidades de la pecunia sin ignorar por ello el vasto número de inconvenientes que arrastra. Entre otras cosas, la pecunia es de valor manipulable, es falsificable, robable, ocultable, destruible y/o perdible sin remedio, precisa de costosa edición, distribución, renovación y mantenimiento, y pone al entero cuerpo social en manos de agentes que la editan, retienen, almacenan o hacen circular, no siempre de modo transparente y eto-OK.

 

§ 807. Σ como planeta tórico

Hasta aquí Σ no es más que boceto en una servilleta de papel junto a una taza de café en un apartado bar apenas frecuentado. Cuando escribo esto, ni una docena de personas están avisadas de Σ, y sólo una de ellas está bien avisada. Parecen inicios muy poco prometedores para tan descomunal empeño holoético. ¿Tiene Σ alguna posibilidad de existir? Posible es cuanto la Física permite, pero, prima facie, Σ parece planeta tórico condenado a la inexistencia. El símil no es tan descorazonador como suena. Por ser geopoliteya, Σ es planeta y, ahora mismo, planetesimal. En la génesis planetaria la gravedad parece no tolerar planetas tóricos. Ya sabemos algo: si Σ es como planeta tórico, será planeta artificial, obra humana. Ánimo: como nada tenemos para montar Σ, ya tenemos el vacío hueco central de todo planeta tórico. Queda construir alrededor. Explicaré ahora el modo fetén de lograrlo.

 

§ 841. El Imperativo Categórico Sciocrático (ICS): 2ª definición de comportamiento eto-OK

De nuestra reflexión sobre porno sadomaso, ¿podemos sacar algo comparable al famoso ICK, algo que nos ilumine sobre la "esencia" del comportamiento justo o eto-OK? Creo que sí. Pero es preciso recurrir a los pintiparados conceptos de sciologicidad y Σ. En honor a Kant, bienintencionado liante, llamaré a mi máxima el Imperativo Categórico Sciocrático (ICS): Compórtate de tal modo que en una Σ ideal no pueda haber motivos racionales por los que deba preocuparte que policía sciocrática de la más alta sciocualificación observe y grabe exhaustivamente tu acción y un jurado colegiado (multipersonal) de la más alta sciocualificación la juzgue. Ahora puedo dar mi definición de comportamiento justo o ético: un comportamiento C es justo o ético (eto-OK) cuando su actor consciente y voluntariamente realiza C conforme al ICS. El ICS pende y depende de una idealización. ¿Y qué? En Matemáticas eso nunca fue problema. En Holoética tampoco debería serlo.

 

§ 875. Churchill y el talón de Aquiles de toda democracia 1d-1v

The strongest argument against democracy is a five minute discussion with the average voter” ("El argumento más potente contra la democracia es una charla de cinco minutos con el votante medio”). La cita, atribuida apócrifamente a Churchill, pudo haberla hecho circular algún sciocratista desconocido. Aunque la democracia hay que instituirla sea cuál sea el momentáneo sciopromedio social, tanto más renqueará la democracia instituida cuanto más bajo sea el sciopromedio. El socratismo político lanzó muy claramente este grito de alerta. Sin salir de los terrenos de Villa Democracia, no hay modo eto-OK de aminorar los enormes riesgos consecuenciales de un bajo promedio social sin dirigirse hacia Viña Sciocracia, la mejor hacienda de Villa Democracia. Si, además, desde Darwin sabemos que todos los humanos son, básicamente, un cuasiidéntico producto genético de Evosena, no se ve modo decente de no apostar por el geosciocratismo. Si hay alternativas más universalmente decentes que Σ, preséntense.

 

§ 905. Un democratómetro o libertómetro: el número de humoristas públicos

Infalible criterio de democratez es el humor, preferentemente verbal o verbalizado, públicamente tolerado por el máximo poder de facto. Ninguna conducta verbal temen más los tiranos que la locuaz actuación pública de humoristas críticos u hostiles. Irreverencia creencial y librepensamiento son conceptos próximos como siameses. Democratez y libertad son proporcionales al número de locuaces humoristas públicos antipoder en alegre circulación por el país. Las autocracias carecen de humoristas parlanchines, públicos y hostiles con el poder. Las plazas y escenarios de las peores autocracias, las teocracias o cultos personalistas (con o sin Big Brother imaginario), tienen aún menos, sea al norte o al sur del paralelo 38. ¿Un certero libertómetro o democratómetro? Cardinalidad del conjunto patrio de locuaces humoristas antipoder en activo, ni perseguidos, ni encarcelados, ni "desaparecidos". Si médico es primer oficio esencial, humorista es el segundo. Filosofía es serio humorismo enamorado de la verdad y lo conveniente, nada más.

 

§ 910. Todo sequestrum es hipotagia: dulohipotagia, ginehipotagia y pedehipotagia

El vocablo griego 'δοῦλος' (en transcripción latina doúlos, dulo) significa esclavo. El término griego 'γυνή' ('gynē' o 'giné') significa mujer, y con él se forma, p. ej., 'ginefobia', la aversión a las mujeres. El vocablo griego 'παῖς' (genitivo 'παιδός', y en transcripción latina 'paîs', 'paidós') significa niño, infante, y produce los prefijos 'ped-' o 'pedo-', y de ahí vienen 'pedagogía' o 'pedofilia'. El término griego υποταγή (en transcripción latina hypotagē o hipotagé) significa subordinación, sometimiento, sumisión. Por hipotagia entiendo la sistemática denegación del mejor estándar humano a los miembros de un amplio grupo humano. Por el número de víctimas abusadas, los tres sequestra más masivos de la historia —hablo ahora de los de carácter supraestatal— son, de menor a mayor magnitud, la dulohipotagia, la ginehipotagia y la pedehipotagia. La dulohipotagia produce el sequestrum de los esclavos; la ginehipotagia, el de las mujeres; la pedehipotagia, el de los niños .

 

§ 941. "Respetar las creencias" es un grueso error categorial

Error categorial es, en esencia, maladjudicar un concepto a un campo semántico impropio: "número macho", "país católico". "Idea respetable" es error categorial. Como ninguna idea puede jamás lesionarse, ninguna merece el más mínimo respeto o derecho. Si fulano nos dice que "respeta una idea" sólo podemos concluir que fulano miente, o comete grueso error categorial: el de creer que las ideas pueden respetarse. El mero propósito de "respetar una idea" es de tan imposible cumplimiento como lo sería el de "respetar el color azul" o "respetar los números primos". Cuando se nos pide respeto por una idea, se nos pide, boba, enmascarada o hipócritamente, un silencio temático bajo la fórmula lingüística de un error categorial. No nos empeñemos en empresas disparatadas e imposibles. Puestos a respetar, reservemos todo nuestro respeto para lo que únicamente lo merece, porque sí se puede lesionar, y gravemente, además: los seres vivos y sus razointereses.

 

§ 965. Un ejemplo: los secuestradores de un avión no son autoridades

¿Consideraríamos "autoridades a bordo" a los secuestradores del 11/S porque se han apoderado de mandos de cabina y omnímodamente deciden el rumbo de la aeronave? Por el número de víctimas abusadas y duración del abuso, cuando algún descuidado llama "autoridad" a un cacique subglobal comete un desacierto mucho mayor. ¿Por qué llamamos "autoridades del país" a los indiscutibles secuestradores de (casi) todos los pasajeros del país? Todo sequestrum es una crisis de rehenes. Si "crisis de rehenes" es el embrollo causado por el atracador bancario que, pistola en mano, retiene a unos clientes en una sucursal sitiada por la policía, ¿por qué esa misma denominación no cuadra a una situación idéntica sufrida por la población de todo un país? ¿Importa aquí el número de afectados? Pues signifíquese la diferencia cuantitativa como corresponde: la retención por unas horas de algunas víctimas es secuestro; el secuestro cratopolítico de escala estatal es macrosecuestro.

 

§ 1007. No vivimos en una aldea global, sino en una comunidad de vecinos global

La magnitud, velocidad, multidireccionalidad e interactividad de los desplazamientos humanos, tanto en el espacio físico, como en el virtual, ha vuelto anacrónica la fresquísima metáfora del mundo como aldea global. Con una Humandad ya mayoritariamente más urbanita que rural, mucho más apropiado es asemejar nuestro mundo social planetario con una típica comunidad de vecinos, con sus habituales encuentros de zaguán y ascensor, con sus diarias solidaridades y trifulcas. Algo extraordinario pasa en nuestro mundo social cuando metáforas atinadísimas, que anteayer usábamos para describirlo, caducan con la rapidez de un yogur. Fenómeno tan extraordinario y novedoso tiene, también, su explicación, pero no derrotaré ahora por ese rumbo. La cuestión capital aquí es que el bloque de vecinos, el condominio, es el hábitat preferente del moderno simio humano. No está lejos el día en que todo rodal verde u ocre del planeta sea visto como patio silvestre o ajardinado de la Humandad.

 

§ 1008. Ningún abuso sale indemne de una comparación

En el bloque de vecinos planetario de la Era Internet, la comparación es mucho más que una figura retórica. La comparación es corrosivo desatascador de conciencias ¡mundial! Ese desatascador parece actuar por goteo desesperadamente lento, pero implacable: como torturante gota china, el bit internetiano no deja de impactar sobre la frente afectada. Ningún abuso sale indemne de una comparación. ¡Incluso cuando la comparación se hace entre dos abusos, uno de ellos, el peor, queda tocado o abatido! Sólo por detrás de descubrimientos e inventos, la comparación ha sido la mayor potencia inercicida de la historia. De hecho, descubrimientos e inventos sólo trastocan la inercia histórica por la inevitable estela de comparaciones que su hélice levanta: ¡las peores opciones se hunden, hasta desaparecen, sólo sobreflotan las mejores! La mayoría de los inuit usan hoy motonieves, no trineos de perros. Para la Holoética, ¿que consecuencias traerá la noticia mundial de Σ?

 

§ 1019. Historia de un planeta cualquiera en 7 actos: somos planeta contraevosénico

Un planeta puede no albergar vida (Acto I), o sí (Acto II). Sea vida gnosífica la capaz de hacer y transmitir conocimiento, y no únicamente información genética. Un planeta con vida puede no albergar vida gnosífica, o sí (Acto III). Sea vida epistemal la capaz de hacer y transmitir ciencia. Un planeta con vida gnosífica puede no albergar vida epistemal, o sí (Acto IV). La vida epistemal puede no haber descubierto Evosena, o sí (Acto V). Un planeta scioevosénico alberga vida con suficiente conocimiento de Evosena. Darwin convirtió la Tierra en planeta scioevosénico. Si una especie scioevosénica consigue, consciente y premeditadamente, contrarrestar y/o escapar a algunas de las pautas de Evosena que le desagradan, su planeta es planeta contraevosénico (Acto VI). Si alguna especie contraevosénica llega a contrarrestar o escapar de todas esas pautas desagradables, el planeta es supraevosénico (Acto VII). Tierra155 es planeta contraevosénico, pero no supraevosénico.

 

§ 1052. Metáfora del isópodo y del pargo rosa

Por América vive un isópodo parasitario (Cymothoa exigua) cuyo insidioso ciclo vital lleva a la hembra a infiltrarse por las agallas de pargos, clavar garras en la lengua del huésped y devorarla hasta reducirla a la base muscular del órgano. Desde entonces, el isópodo así afianzado actúa como lengua subrogada del pez. La relación parasitaria suele terminar cuando la isópodo hembra se reproduce, cría su prole en la cavidad bucal okupada y abandona al huésped, condenado a muerte segura por inanición. No hay gobierno de noliteya en la ONU que no devore y sustituya, parasitariamente, la lengua hipostasiada de su sufrida ciudadanía. Basta con que la ONU aloje uno de estos gobiernos parasitarios para mancillar sin remedio cualquier noble empeño bajo sus auspicios. Lo sabemos. Atribuir musculosa lengua a un país es error categorial. Ningún país tiene lengua; no obstante, algunos sí tienen parásitos que la devoran y suplantan.

 

§ 1257. Lo que a la verdad acontece

"Toda verdad conoce tres estados: primero es ridiculizada (y/o tergiversada), más tarde se enfrenta a violenta oposición, finalmente parece obviedad". La cita (o alguna variante similar) es atribuida apócrifamente a Schopenhauer. No me interesa aquí el descubridor de la perla, sino los irisados destellos de su nácar. No puedo evitar preguntarme cuántos, dentro de 200 años, no verán Σ (o algo similar) como geopoliteya de Perogrullo, como obvia geopoliteya que la Humandad debería haber empezado a construir desde el día 0 de 0000 AO. Ni he descubierto ni he propuesto aquí nada rompedor. Todo lo que aquí dejo dicho me parece obviedad tan mayúscula como la que denunció el niño al paso del desnudo Emperador. Para la Holoética, las 4 Condiciones Marco (CM1-CM4) de Σ son más apodícticas que los 4 primeros postulados euclidianos. Demuéstreseme lo contrario y quedaré inmediatamente convencido.

© 2020 Editorial Paradigma. Todos los derechos reservados.